El tabaco pertenece al género Nicotiana y es producto de una larga evolución que requirió de miles de años para producir la planta que actualmente conocemos. Los probables progenitores del tabaco moderno, antepasados de los actuales géneros Cestrum, Petunia y Nicotiana, debieron presentar modificaciones en su forma como consecuencia de importantes cambios genéticos.

El tabaco ha sido fumado durante, al menos, los últimos tres mil años. Cristóbal Colón lo descubrió cuando desembarcó en las Américas en 1492, pero antiguas esculturas en templos muestran que el tabaco se fumaba en América Central unos 1.000 años A.C.

Desde su llegada a Europa a fines del siglo XV, el tabaco ha dividido opiniones, ha encendido controversias y ha generado ingresos sustanciales a través de impuestos. Poco tiempo después de su llegada a Europa, era descrito en términos que fluctuaban entre “costumbre vil de múltiples abusos” y “festín para los viciosos” hasta “la hierba divina” y “cornucopia de todos los placeres terrenales”.

El tabaco ha estado sujeto periódicamente a la desaprobación real, los caprichos de la moda elegante, estudios medicinales, contrabando, conflictos comerciales y prohibiciones.

En esta sección ofrecemos una instantánea de la larga y fascinante historia de este perdurable producto, que actualmente es fumado por un billón de consumidores adultos en todo el mundo.

Siglo XVI

1518

El descubridor Juan de Grijalba desembarca en Yucatán, México, y observa a los lugareños fumando hojas de tabaco. Al año siguiente, el conquistador Cortés ve aztecas fumando tabaco fuerte y aromático en la capital de México.

1526

En su historia de las Indias Occidentales, Fernández de Oviedo y Valdés escribe: “Entre otras prácticas perniciosas, los indios tienen una que es especialmente peligrosa, la inhalación de cierto tipo de humo que ellos llaman tabaco. No me puedo imaginar que placer obtienen de esta práctica”.

1561

Jean Nicot, embajador francés en Lisboa, recomienda aspirar tabaco en polvo a su real benefactora Catalina de Medici, quién sufría fuertes migrañas. La aspiración provoca un estornudo mitigador que causa asombro entre su personal. En honor a Nicot, se le dió posteriormente el nombre de Nicotiana al género botánico del tabaco.

1570

Los conquistadores traen el tabaco a España como un producto de lujo para consumo de los poderosos. Los pordioseros de Sevilla comienzan a recoger colillas de cigarrillos que se encuentran en la calle, las desmenuzan y envuelven en trozos de papel para fumarlas. Desde entonces se conocen como cigarrillos, es decir, pequeños cigarrillos.

El Rey Felipe II de España pondera las propiedades medicinales del tabaco, no para beneficio de sus súbditos sino para obtener ganancias comerciales. Encarga al fisco real Francisco Hernández un estudio de las propiedades de la planta.

1571

Nicoló Monardes, un famoso físico de la Universidad de Sevilla, recomienda el tabaco como cura para más de veinte dolencias, incluyendo dolor de muelas y asma. ¡Ciertamente ahora no se recomienda!

1573

Sir Francis Drake regresa de las Américas con lo que se cree es el primer envío de tabaco al Reino Unido.

1587

Los colonizadores de Virginia desembarcan en Plymouth fumando pipas de arcilla.

1592

Un siglo después del viaje de Colón, el tabaco es cultivado en Bélgica, España, Italia, Suiza e Inglaterra, y al terminar el siglo el cultivo se ha difundido en las Filipinas, India, Java, Japón, África Occidental y China, desde donde los mercaderes lo llevan a Mongolia y Liberia.

Siglo XVII

1603

A la muerte de la reina Isabel I, Inglaterra se ha convertido en el país más rico de Europa (en parte gracias a su dominio del comercio tabacalero), y ha establecido impuestos sobre las cosechas que alcanzan a 2 peniques por libra de tabaco.

El rey Jacobo I publica “Una diatriba contra el tabaco”, una de las primeras invectivas en este ámbito. Pero su desaprobación no le impide aumentar en más de 40 veces el impuesto al tabaco decretado por la reina Isabel, a 6/10 peniques por libra de tabaco. Su consumo crece a medida que se difunde la creencia de que ayuda a controlar la peste.

1606

El rey Felipe III de España decreta que el tabaco sólo puede ser cultivado en las colonias españolas. Su producción por parte de extranjeros es castigada con la muerte.

1614

Jacobo I, le otorga a dos comerciantes derechos exclusivos para la importación de tabaco, mediante un pago de 3.500 libras.

1619

El rey Jacobo I prohíbe el cultivo de tabaco en Inglaterra y proclama que será monopolio de la Corona.

1623

El emperador romano Ferdinando III amenaza con imponer multas por "beber tabaco".

1624

El papa Urbano III prohíbe el rapé, bajo el argumento de que su inhalación lleva a sus consumidores demasiado cerca del "éxtasis sexual". El rey Jacobo I decreta que toda importación de tabaco debe llegar al puerto de Londres. Aumenta el contrabando y se pierden importantes cantidades de impuestos. El gobierno británico amplía el número de puertos donde se puede desembarcar este producto.

1629

Siguiendo el consejo de su ministro, el cardenal Richelieu, Luis XIII de Francia decreta un impuesto de 30 sueldos (antigua moneda francesa) por cada libra de tabaco. Dos siglos más tarde, Napoleón III observaría: “Este vicio permite recaudar cien millones de francos anuales en impuestos. Por supuesto que lo prohibiré de inmediato… apenas me nombren una virtud que produzca un ingreso semejante”. Los monopolios estatales resultan tan provechosos, que perduran en varios países europeos hasta bien avanzado el siglo XX.

1633

El sultán turco Murad IV prohíbe fumar, bajo la amenaza de ajusticiamiento. También destruye salones de café en Constantinopla y confisca los bienes de los fumadores ejecutados.

1640

El zar Miguel de Rusia declara el consumo de tabaco un pecado mortal. Los fumadores arrestados son azotados o a que se les corten los labios. En 1643, un viajero de paso por Moscú decía que “quienes han sido declarados culpables del uso de rapé, tanto hombres como mujeres, están expuestos a que se les corten las narices”.

1699

Fagón, médico de la corte de Luis XIV, ofrece un punto de vista contemporáneo: “Cuando abrió su caja de rapé, ¿no sabía acaso que estaba abriendo una caja de Pandora, de la cuál saldrían miles de males, cada uno peor que el anterior?”. Se dice que Luis XIV odiaba el tabaco, pero no lo prohibió, ya que ello habría significado una pérdida monetaria para el monopolio estatal.

Siglo XVIII

1700

Se crea un número creciente de barreras proteccionistas, especialmente en el este de los Estados Unidos, para salvaguardar los intereses ingleses.

1725

Siguiendo la moda actual, el Papa Benedicto XIII permite el uso de rapé en la Basílica de San Pedro, anulando la prohibición impuesta 75 años antes por Inocencio X.

1779

Vislumbrando una oportunidad de negocios, el Vaticano abre su propia fábrica de tabaco.

Siglo XIX

1800

Soldados británicos y franceses que luchan en España durante las guerras napoleónicas traen cigarrillos de regreso a sus hogares. Su popularidad aumenta rápidamente.

1820

En la cámara de los comunes británica se establece un “salón de fumar”.

1827

El consumo de cigarrillos aumenta con el invento del fósforo encendido por fricción.

1846 - 1848

La guerra mexicana produce un gran incremento de popularidad de los cigarrillos fumados por los soldados que tratan de aliviar la fatiga y reprimir el hambre. Los soldados desarrollan una afición por los tabacos más oscuros del sur.

1850

El reverendo George Trask, un antiguo fumador, establece la Sociedad Americana Contra el Tabaco, de la cual es presidente, vicepresidente, secretario, tesorero y auditor.

1868

En los ferrocarriles ingleses se introducen compartimentos para fumadores.

1881

James Bonsack, de Virginia, inventa una máquina que puede producir 120.000 cigarrillos diarios. James “Buck” Duke, quien 21 años después llegaría a ser el primer presidente de British American Tobacco, compra dos máquinas y la compañía tabacalera de su familia se dedica a la fabricación de cigarrillos.

1890

26 estados de los Estados Unidos de Norteamérica aprueban leyes que prohíben la venta de cigarrillos a menores de edad.

1899

Lacy Page Gaston, maestra y periodista de Illinois y miembro de la Unión Cristiana de Mujeres por la Abstinencia, establece la liga Anti – Cigarrillos de Chicago.

Siglo XX

1900

La Liga Contra el Cigarrillo publica un panfleto que sostiene la existencia de una relación entre fumar cigarrillos y las enfermedades cerebrales.

1902

La Imperial Tobacco Company del Reino Unido y The American Tobacco Company de los Estados Unidos convienen en dar término a una guerra comercial creando una empresa conjunta, la “British American Tobacco Company Ltd.”. James “Buck” Duke es el primer presidente de esta empresa.

1908

La autoridad de la ciudad de Nueva York prohíbe que las mujeres fumen en público. Dos semanas después Katie Mulcahey es arrestada por violar este reglamento. Mientras es arrestada declara: “Ningún hombre dictará lo que debo hacer”. El hábito de fumar cigarrillos se consideraba con frecuencia un símbolo de la emancipación de las mujeres.

1914

Estallido de la Primera Guerra Mundial. En 1917, el general John J. Pershing, comandante en jefe de las fuerzas norteamericanas en Francia declara que el tabaco es “indispensable para la ración diaria”. En Europa, las tropas fuman cigarrillos para pasar el tiempo y tratar de calmar sus nervios. La popularidad de los cigarrillos en las fuerzas armadas asocia el tabaco con patriotismo.

1921

El estado norteamericano de Idaho prohíbe la venta de cigarrillos.

1925

A pesar de las prohibiciones, las ventas de cigarrillos continúan aumentando. El American Mercury informa: “Cuanto más violentamente es prohibido, más popular se hace”.

1941

El presidente norteamericano Roosevelt declara la protección del cultivo del tabaco como parte de los esfuerzos de guerra de la Segunda Guerra Mundial. Su esposa Eleanor es apodada “la primera dama que fuma en público”.

1945

Durante la Segunda Guerra Mundial aumenta el hábito de fumar. A mediados de la siguiente década, más de la cuarta parte de las mujeres norteamericanas y más de la mitad de los hombres norteamericanos fuma cigarrillos.

1952

Dos investigadores británicos, Richard Doll y A. Bradford Hill, informan los resultados de un estudio de cuatro años que compara 1.465 pacientes de cáncer pulmonar, con igual número de pacientes de otras enfermedades, de la misma edad, sexo y región. Llegan a la conclusión de que los pacientes de cáncer pulmonar tienen mayor probabilidad de ser fumadores y una probabilidad mayor de ser fumadores empedernidos.

1960

Emergen advertencias respecto a la salud pública.

1964

El Inspector General de Sanidad de los Estados Unidos publica un informe de 387 páginas que señala: “El fumar cigarrillos es un peligro para la salud de suficiente importancia en los Estados Unidos para justificar medidas correctivas adecuadas”. Por primera vez se prohíbe fumar en el auditorio del Departamento de Estado.

Década de los 80

La industria del tabaco experimenta importantes aumentos del impuesto anual, lo que produce un incremento de tributación de 85 por ciento o más en diferentes países, incluyendo el Reino Unido.

Década de los 90

Los problemas de litigios tienden a dominar los titulares relacionados con la industria tabacalera. En los Estados Unidos, cinco años después de que un estado entablara la primera demanda, las principales industrias tabacaleras norteamericanas firmaron un Convenio Colectivo de Conciliación con 46 Procuradores Generales de Estado.

De acuerdo con el convenio se entregaría a 46 estados de ese país, un monto superior a 200 mil millones de dólares, en un plazo de 25 años, para la conciliación de litigios que reclamaban reembolsos por costos de asistencia médica en el tratamiento de fumadores enfermos. El Convenio Colectivo restituyó la estabilidad a las compañías tabacaleras, permitiéndoles concentrarse en sus negocios.

2000 y más allá

El pleito estadounidense sigue dominando los titulares en los primeros años de la década.
La Convención Marco sobre Control de Tabaco (FCTC) es adoptada por la Organización Mundial de la Salud; pide restricciones a la publicidad de tabaco y a los patrocinios, nuevas normas de etiquetado, espacios libres de humo y una acción más firme contra el contrabando de cigarrillos.

Las compañías tabacaleras trabajan en conjunto con los gobiernos para reducir el contrabando. Se promulgan restricciones más estrictas en relación con el fumado en áreas cerradas de los lugares accesibles al público en general en un número creciente de países.

British American Tobacco inicia la comercialización del snus en Suecia, Sudáfrica, Japón y Canadá, dándole a los fumadores la posibilidad de disfrutar una forma de tabaco menos nociva.


Última actualización: 09/09/2010 17:08:42 GMT